Noticias

Un congreso unicameral

“Desarrollo e institucionalidad”

Un congreso unicameral

Carlos Salcedo

A pesar de que somos un país con una extensión superficial de apenas 48,448 kilómetros cuadrados, con unos 11 millones de habitantes, un presupuesto de alrededor de 1,000 millones de pesos anuales y un PIB de alrededor de 90 mil billones de pesos, tenemos un congreso bicameral como las primeras naciones del mundo.

El Reino Unido tiene un PIB de 3,000 trillones de dólares; los Estados Unidos de América de 21,000 trillones de dólares; los Estados Unidos de México 1,300 trillones de dólares; Alemania 4,000 trillones de dólares; Brasil 2,000 trillones; y, Argentina 600,000 billones de dólares.

La diferencia es que estos son países federados que por su tamaño geográfico, población y producción de bienes y servicios, entre otras variables que inciden en la organización política del país y en el número de sus legisladores, la Republica Dominicana, aún cuando tenemos un gobierno unitario, se da el “lujo” de tener un congreso bicameral.

Tenemos una cámara alta –Senado de la República– y una baja  –Cámara de Diputados-pues  heredamos una organización estatal propia de países federados como los referidos.

Ha llegado el momento de reconocer lo que somos. El que pretendamos ser un gran nación, por nuestros valores, el nivel de desarrollo institucional y humano, la fortaleza de nuestras instituciones y otros elementos para nuestra consolidación como país, el nuestro es un país pequeño.

Pero somos creídos y nos gastamos un Congreso Nacional similar en tamaño a países tan grandes como los más desarrollados y más extensos del mundo.

Si queremos realizar una reingeniería estatal, que haga del gobierno de la nación algo funcional y adecuado a nuestros recursos, como pretende el presidente Luis Abinader, debemos reducir tanto el tamaño de nuestro congreso como su composición de dos cámaras a una, destinando los recursos excesivos que gastamos en nuestros senadores y diputados en educación, salud y vivienda.

Esa es solo la punta del iceberg, pero constituiría un mensaje sombrilla para todo el país, ya que lo propio debe ocurrir con el monstro de mil cabezas que es el Estado dominicano, cuyos ministerios e instituciones se reproducen como la verdolaga, con el consecuente dispendio de recursos que tanto necesitamos en áreas sensibles, fundamentales y vitales de nuestra gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *